Avistado: ¿real o falso?